fbpx

La nueva carta de Casa Chema

Sucedió un 19 de agosto aunque, en realidad, llevaba ocurriendo largo tiempo. Hay cosas que acontecen sin más y apenas tenemos tiempos para percatarnos con el discurrir de los días y el paso apresurado de un servicio tras otro. Pero siempre llega un punto de inflexión. A esa llamada de atención que obliga a levantar la vista del suelo, mirar a los lados y apreciar la inmensa panorámica de la que formas parte, se puede llegar de muchas formas: a veces con un estrepitoso batacazo; otras, las menos, con un suceso feliz.

La suerte estuvo en esta ocasión de nuestro lado. El 19 de agosto fue un día feliz. Para nosotros y para @lexjgd, hombre de pocas palabras. Ese día, él se sentó en nuestra mesa para disfrutar, y no es un verbo elegido al azar, de nuestra fabada. Y lo hizo. A Twitter envió este sencillo mensaje.

Y llegó la revolución. 351.462 impresiones. 1. 165 retweets. 4.570 Likes. La captura de pantalla volando de whatsapp en whatsapp…

Sorprendidos, reflexionamos. El tweet se convirtió en viral porque los usuarios hicieron suyo un mensaje de felicidad a través de la cocina y la comida, del guiso lento, de la tradición. Halagados, sonreímos y comprendimos la magnitud de nuestro día a día.

No es sencillo trabajar en hostelería. No es fácil ser un pequeño empresario. Estar sometidos constante y continuamente al escrutinio público dista de ser tarea sencilla. Nuestra profesión exige un compromiso y un nivel de exigencia que a veces dudamos que compense. Pero lo hace. Y si aún teníamos alguna duda, se disipó el 19 de agosto.

Si en cada servicio logramos llevar la felicidad a la mesa, si personas anónimas visitan nuestra casa y dejan de lado sus problemas, aunque sean minutos, horas, para abrazar algo tan mágico, merece la pena. Y de esta reflexión, nuestro mayor carburante lo que nos queda de vida, ha salido una nueva forma de posicionar nuestro restaurante.

La carta será distinta. Se acabaron los entrantes, primeros, principales… Habrá motivos para ser feliz: a través de la cuchara, del Cantábrico, de las producciones ecológicas, en clave convencional y en clave vegana. Apuntaremos directamente al objetivo que nos hemos propuesta alcanzar y que nos llevabais tanto tiempo agradeciendo. Os oíamos pero no escuchábamos.

En vuestra gratitud está nuestra recompensa. Volvemos a la cocina para seguir alimentando espíritus a base de producto, constancia y cariño, mucho cariño. Así da gusto trabajar.

Leave your comment

Please enter your name.
Please enter comment.